CONTENIDO EN AGUA 61 g.
PROTEÍNAS 6,4 g.
LÍPIDOS O GRASAS 0,5 g.
GLÚCIDOS 2,9 g.
VITAMINAS  
Tiamina 0,2 mg.
Riboflavina 0,11 mg.
Niacina 0,7 mg.
Vitamina C 15 mg.
MACRO ELEMENTOS  
Calcio 24 mg.
Fósforo 195 mg.
Hierro 1,7 mg.
Manganeso 32 mg.
VALOR ENERGÉTICO 100-139 cal.
Propiedades gastronómicas y medicinales
Algunos estudios científicos realizados han demostrado que, en comparación a ajos de otras procedencias, el Morado de Las Pedroñeras contiene cualitativa y cuantitativamente una mayor proporción de compuestos organosulfurados, de bajo peso molecular, muy volátiles y de gran reactividad, ricos en azufre, yodo y sílice, con una interesante actividad farmacológica y, en especial, de alicina, principal responsable del olor y sabor del ajo.

El Ajo Morado de Las Pedroñeras presenta un fuerte olor y un gusto picante y estimulante. Estas características se perciben de un modo más acentuado al cortarse el diente, liberándose los compuestos ligeros descritos anteriormente.

En la cocina y gastronomía mediterránea el ajo forma parte afortunadamente de numerosos platos y guisos, a pesar de los detractores que también tiene, y que le acusan de que su potente sabor enmascara y empobrece el de otros alimentos.

La huella del cultivo del ajo se refleja en la gastronomía de la zona, participando en la elaboración de la mayor parte de los platos: atascaburras, caldereta, moje de pimientos, perdiz en escabeche, revueltos, migas, gachas, etc., que tienen como ingrediente necesario al ajo.

En nuestra alimentación la recomendación es que se haga uso de él a diario y en estado crudo: por ejemplo añadiéndolo a las ensaladas, untándolo en pan tostado, o en salsas como el ajoaceite (alioli).

El ajo posee diferentes propiedades dependiendo si se consume en crudo o cocido, aunque en crudo es como mantiene intactas todas sus cualidades.

Para una dosis de un diente al día, y en personas que lo toleran o digieren mal, es aconsejable que se corte en trocitos pequeños, que pueden ingerirse sin masticarlos, con un poco de agua. El mal olor de boca que se produce tras su ingesta en crudo es mitigado por el zumo de naranja, la manzana o unas hojas de menta.

Otra opción son las perlas, cápsulas o extracto de ajo, cada vez más utilizados en medicina alternativa. Cualquiera que sea la forma elegida, y siempre que se haga con fines medicinales, lo aconsejable, es consultar con el médico antes de utilizarlo ya que no remplaza ningún tratamiento.

Además, aunque es un producto natural, debe consumirse con cuidado. En exceso puede causar alergias, afectar a quienes tienen problemas de coagulación o provocar bajas de tensión.

 Nuestra modesta aportación a la Ciencia
Investigaciones en desarrollo desde hace unos años realizadas por la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) y el Hospital Ramón y Cajal de Madrid, han permitido determinar que la aplicación a determinadas dosis de extracto liofilizado de ajo morado, primero en animales de laboratorio, y luego, en pacientes de cáncer de próstata produce disminuciones importantes de células cancerosas.

Las investigaciones han permitido constatar que el extracto de ajo tiene efecto sobre el crecimiento invitro de la bacteria Helicobapter pylori causante de la úlcera gastroduodenal, y corroborar los efectos positivos ya descritos, sobre la disminución de la tensión arterial, las propiedades anticoagulantes, antibióticas y antitumorales.

Los estudios también han arrojado resultados sobre los efectos vasodilatadores que tiene en el cuerpo cavernoso del pene humano, con resultados similares a los obtenidos con el fármaco Viagra.

Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural: Europa invierte en las zonas rurales Síguenos en Facebook
Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural: Europa invierte en las zonas rurales.